experimentemos

Posts Tagged ‘oceano

Como todos ya sabemos, se denomina científicamente especie a cada uno de los grupos en que se dividen los géneros cuya reproducción entre miembros de la misma sirve para perpetuar la especie pero cuya reproducción entre miembros de distintas especies es posible dando como resultado especímenes que no son fértiles y por lo tanto no pueden volver a reproducirse. Pero parece que la ciencia no siempre es exacta, siempre hay hechos inexplicables que se escapan a nuestro entendimiento y nos preguntamos cómo es posible. Pues bien, mi entrada de hoy la voy a dedicar a explicar dos de esos casos que espero, genere dudas y haga a todo el que lea la entrada plantear su propia hipótesis aunque sea, en su mente.

Se trata de Kekaimalu y C.J., dos cetáceos que viven en los parques de Sea Life Park (Hawaii) y Discovery Cove (Florida). Ambos fueron engendrados a partir de especies distintas y han conseguido, a su vez, criar. Aunque sus historias son parecidas, veámoslas de una en una:

  • C.J. nació el 5 de Noviembre de 1992 en Sea World California. Su madre es un delfín mular Tursiops truncatus, y su padre era un delfín común Delphinus capensis. El 28 de Marzo de 2005, una de las hembras de delfín mular con las que convivía C.J. parió a Aries, una hembra engendrada por este mismo individuo híbrido.
  • Keikaimalu nació el 15 de Mayo de 1985 en Sea Life Park Hawaii. Su madre es un delfín mular Tursiops truncatus, pero su padre era una falsa orca Pseudorca crassidens.  El 23 de Diciembre de 2004, después de haber tenido dos partos fallidos, Keikaimalu parió a Kawili Kai, una hembra de wolphin engendrada por un delfín mular.

Científicos escoceses han descubierto que los delfines, al igual que los humanos, pueden comunicarse entre sí y llamarse unos a otros por sus nombres propios.

La investigación, financiada por Royal Society (Londres) y dirigida por el doctor Vincent Janik, fue realizada durante tres años en la bahía de Florida capturando algunos ejemplares de delfín mular (Tursiops truncatus) que se acercaban a la costa. El procedimiento fue grabar los silbidos que emitían los delfines y pasarlos por un sintetizador para convertirlos en los nombres de los delfines. Así, con ayuda de un altavoz submarino, se pudieron emitir los silbidos bajo el agua y se pudo comprobar que nueve de cada catorce delfines se daban por aludidos al escuchar su nombre y no el de otro.

Los sonidos de los delfines están comprendidos en una frecuencia de 100 y 150 hercios (nosotros escuchamos de 100 a 115 hercios) y se emiten a través de su espiráculo (nariz), ya que estos animales carecen de cuerdas vocales.

Ya se sabía que los delfines podían comunicarse a través del tacto (caricias) y visualmente (saltos), pero este descubrimiento nos deja claro, sin duda, que los delfines han evolucionado de la misma forma que los humanos.

Fuentes: axxon.com, eco2site.com y Mare Nostrum

Foto: ©Álvaro Sánchez


Categorías

agosto 2019
L M X J V S D
« Feb    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Visitantes

  • 1.367.671 hits

localizador de visitas

Cargando...