experimentemos

Posts Tagged ‘mar

Lo que hemos visto en este tema me hizo pensar en como  estamos destruyendo los ecosistemas tan increíbles y diversos que contiene este planeta.

El enlace contiene una noticia del 2013 de como las cremas solares aunque están preparadas para adherirse a nuestro cuerpo también expulsan gran cantidad de contaminantes al ecosistema, en este caso, acuático.

Aquí os dejo un vídeo de la gran biodiversidad que pueden llegar a tener ciertos ecosistemas marinos.

Etiquetas: ,

El Mar de Aral es un mar interior situado en Asia central. Era uno de los lagos más grandes del mundo, pero, debido a la acción humana, se ha reducido su tamaño a un 10% de la superficie original en apenas 50 años, como podemos apreciar en este mapa.

Las causas son, principalmente, el uso del agua de sus afluentes para regar cultivos de algodón. Esto generaría un gran impacto negativo en el lago. Ademas, los fertilizantes químicos utilizados en los cultivos crearon un residuo líquido altamente contaminante que acabó llegando al Mar y destrozando un frágil ecosistema.

Estos residuos de fertilizantes, unidos al exceso de sal acumulada en el mar debido a la evaporación del agua, han originado un desierto en un área anteriormente cubierta por el agua, en la que no crece la vegetación. Este proceso de desertificación representa un gran riesgo para la población de la zona, ya que estos contaminantes se encuentran ahora dispersos por el aire, generando bronquitis, tuberculosis y otras enfermedades.

Este riesgo, de origen antrópico, es, actualmente, un desastre, al haberse materializado. Podría llegar a ser una catástrofe si no se toman medidas. No sólo afecta a las zonas cercanas al Mar, el polvo y la arena del  antiguo lago viajan grandes distancias, portando sal y sustancias químicas a zonas lejanas. Lo que antes era un lago, ahora es el origen de tormentas de arena.

El Mar de Aral representa un claro ejemplo de efecto bumerán, ya que la acción humana sobre el medio ambiente no sólo destruye este sino también el bienestar de los humanos.

En este vídeo encontramos imágenes y testimonios que nos permiten tener una idea de la magnitud del problema.

Como todos ya sabemos, se denomina científicamente especie a cada uno de los grupos en que se dividen los géneros cuya reproducción entre miembros de la misma sirve para perpetuar la especie pero cuya reproducción entre miembros de distintas especies es posible dando como resultado especímenes que no son fértiles y por lo tanto no pueden volver a reproducirse. Pero parece que la ciencia no siempre es exacta, siempre hay hechos inexplicables que se escapan a nuestro entendimiento y nos preguntamos cómo es posible. Pues bien, mi entrada de hoy la voy a dedicar a explicar dos de esos casos que espero, genere dudas y haga a todo el que lea la entrada plantear su propia hipótesis aunque sea, en su mente.

Se trata de Kekaimalu y C.J., dos cetáceos que viven en los parques de Sea Life Park (Hawaii) y Discovery Cove (Florida). Ambos fueron engendrados a partir de especies distintas y han conseguido, a su vez, criar. Aunque sus historias son parecidas, veámoslas de una en una:

  • C.J. nació el 5 de Noviembre de 1992 en Sea World California. Su madre es un delfín mular Tursiops truncatus, y su padre era un delfín común Delphinus capensis. El 28 de Marzo de 2005, una de las hembras de delfín mular con las que convivía C.J. parió a Aries, una hembra engendrada por este mismo individuo híbrido.
  • Keikaimalu nació el 15 de Mayo de 1985 en Sea Life Park Hawaii. Su madre es un delfín mular Tursiops truncatus, pero su padre era una falsa orca Pseudorca crassidens.  El 23 de Diciembre de 2004, después de haber tenido dos partos fallidos, Keikaimalu parió a Kawili Kai, una hembra de wolphin engendrada por un delfín mular.

Por si aun no quedaba claro que la teoría de la evolución de Darwin es cierta, la naturaleza nos sigue dando más y más pruebas que la confirman.

Haruka, que así se llama la protagonista, es un delfín mular (Tursiops truncatus) hembra encontrada en las costas de Taiji el 28 de Octubre de 2006 y trasladada entonces al acuario japonés Taiji Whale Museum. Algo había que la diferenciaba del resto de delfines: presentaba dos aletas pelvianas inexistentes en la morfología de los cetáceos. Si bien es cierto que todas las aletas de estos animales están formadas por cartílago para dotarlas de mayor flexibilidad, el acuario japonés ha realizado un estudio de sus extrañas aletas en el que han confirmado que la estructura de ambas está formada por hueso que coincide con las patas traseras que perdieron hace 50 millones de años los primeros mamíferos terrestres que se adentraron en el mar.

Bottlenose dolphin

Las imágenes relacionadas a la noticia podréis encontrarlas en el enlace correspondiente de la fuente.

Fuente (japonés): Yomiuri Online

Aunque  pasados por alto hasta hace muy poco, los virus marinos han sido y son una de las entidades biológicas más numerosas en nuestro planeta. Pudiendose encontrar en un promedio de 10 millones de virus marinos por cada gota (de mar), podemos decir que no son perjudiciales para el ser humano pero sí para algunos microbios del océano, alterando de esta manera la forma en que afectan a los ecosistemas.

El laboratorio de Mathew Sullivan (Universidad de Arizona) ha recibido 1,6 millones de dólares para desarrollar nuevas investigaciones de la ecología de los virus, lo cual sirve de gran utilidad para efectuar nuevos estudios acerca de la estructura y comunidades de virus marinos y sus vínculos con el microbio que penetran.

La única función vital que realizan los virus es infectar las células del organismo receptor, consiguiendo su propia reproducción dentro de las mismas células, lo cual en ocasiones causa la muerte y explosión de las células infectadas, las cuales liberan nuevas partículas víricas y facilitan su infección.

Debido al importante papel de los virus en la naturaleza, es vital conocer qué tipo de virus son, sus funciones, cómo influyen en los organismos infectados y cómo interactúan con el medio ambiente. Los datos de los que se disponen hoy día, afirman que los virus oceánicos participan en una gran cantidad de procesos biológicos en nuestros mares.

Fuente: Noticias de la ciencia y la tecnología

Foto: ©Álvaro Sánchez

Científicos escoceses han descubierto que los delfines, al igual que los humanos, pueden comunicarse entre sí y llamarse unos a otros por sus nombres propios.

La investigación, financiada por Royal Society (Londres) y dirigida por el doctor Vincent Janik, fue realizada durante tres años en la bahía de Florida capturando algunos ejemplares de delfín mular (Tursiops truncatus) que se acercaban a la costa. El procedimiento fue grabar los silbidos que emitían los delfines y pasarlos por un sintetizador para convertirlos en los nombres de los delfines. Así, con ayuda de un altavoz submarino, se pudieron emitir los silbidos bajo el agua y se pudo comprobar que nueve de cada catorce delfines se daban por aludidos al escuchar su nombre y no el de otro.

Los sonidos de los delfines están comprendidos en una frecuencia de 100 y 150 hercios (nosotros escuchamos de 100 a 115 hercios) y se emiten a través de su espiráculo (nariz), ya que estos animales carecen de cuerdas vocales.

Ya se sabía que los delfines podían comunicarse a través del tacto (caricias) y visualmente (saltos), pero este descubrimiento nos deja claro, sin duda, que los delfines han evolucionado de la misma forma que los humanos.

Fuentes: axxon.com, eco2site.com y Mare Nostrum

Foto: ©Álvaro Sánchez


Categorías

agosto 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Visitantes

  • 1,154,932 hits

localizador de visitas

Cargando...