experimentemos

Posts Tagged ‘Investigación

Lay’s fue fundada en el año 1983 en Nashville, Tennessee. Están a la venta en más de 120 países y es una de las patatas fritas más vendidas en todo el mundo.

Son conocidas bajo distintos nombres: Papas Margarita (Colombia) o Sabritas (México).

CICLO DE VIDA.
Es el conjunto de etapas por las que atraviesa una categoría genérica de productos; y cuyos conceptos son utilizados como una herramienta de administración del mercado para conocer y rastrear la etapa en la que se encuentra una determinada categoría de productos.
La finalidad es identificar con anticipación los riesgos y oportunidades que plantea cada etapa para una marca en particular.
El ciclo de vida abarca desde el momento en el que aun es un proyecto, hasta que los materiales empleados en su producción se han convertido en residuos.

1. EXPLORACIÓN.
Por muy extraño que pueda parecer, las patatas fritas conocidas como “patatas de bolsa” no surgieron para satisfacer ningún tipo de necesidad o demanda, sino que fueron fruto de un arrebato del cocinero.
En 1583, George Crum era el chef en un restaurante de EE.UU. Crum, famoso por su mal carácter, recibió en su restaurante a un cliente muy exigente.
Ordenó un plato de patatas fritas y tras recibirlas, las devolvió a la cocina por considerar que habían sido cortadas demasiado gruesas. El chef, volvió a realizar las patatas, cortándolas todavía mas finas, y obteniendo el mismo resultado por parte del cliente.
Finalmente, el chef ya cansado de recibir las patatas de vuelta todo el rato, decidió cortarlas tan tan finas que fueran imposibles de pinchar con el tenedor sin romperlas, además de sazonarlas con excesiva sal.
El resultado fue espectacular, y el cliente quedó encantando del resultado. Dada la buena aceptación que tuvo el invento de Crum, decidió montar su propio restaurante en el que serviría sus famosas patatas, las conocidas como “Saratoga Chips”.
Con el paso del tiempo, sus patatas se hicieron famosas a nivel mundial, su consumo se generalizó y se extendió a lo largo y ancho del mundo. Así, surgió la necesidad de crear las patatas con diferentes sabores, ya que las tradicionales se convirtieron en algo monótono. Fue también una clara forma de aumentar sus ventas.

La empresa Lay’s surgió en 1932 cuando Herman W. Lays (nacido en 1909) comenzó a observar el mercado de los conocidos snack y dedujo los beneficios que podía suponer invertir en un sector tan en auge.

En 1928 tuvo lugar una crisis económica mundial precipitada por la crisis de la economía norteamericana. Esta crisis fue debido a la caída de los precios agrícolas y estalló cuando en 1929 se hundió la bolsa de Nueva York. El desempleo en EE.UU diminuyó un 25% y los precios de los productos agrícolas cayeron radicalmente. Para salir de la crisis, los demócratas ganaron las elecciones presidenciales e implantaron un política renovadora para reactivar el consumo y la inversión, y para erradicar los males que había padecido la economía.
Todo ello fue aprovechado por Herman W. Lays’s, que cuando EE.UU comenzó a salir de la crisis y comenzó a mejorar su economía, llevó a cabo un estudio de mercado en el que los resultados le revelaron que las necesidades de las personas habían cambiado. Cada vez era más común que la gente quisiera saciar su hambre entre horas con un snack relativamente ligero que les hiciera estar saciados, pero a la vez les dejara seguir teniendo apetito para realizar sus comidas. También se convirtió algo muy común en las reuniones entre amigos y familiares y vio numerosos beneficios en ello.
La economía a nivel mundial comenzó a crecer, y con el aumento de la cantidad de dinero en los bolsillos de los consumidores, se activo el consumismo que caracterizaba a la sociedad de la época antes de que les asolará esta terrible crisis. El aumento de la cantidad de dinero por persona modificó el mercado de consumo, y las necesidades alimenticias también cambiaron. Se invertía en alimentos innovadores, rápidos, cómodos… Así, la empresa Lay’s comenzó a crecer y a expandirse a nivel mundial.

 

2. EXTRACCIÓN.
Para elaborar las patatas fritas es necesario obtener una serie de materias primas: patatas, aceite y sal.
Los principales cultivos de patatas se encuentran situados en China, Rusia, India, Estados Unidos, Ucrania y Polonia. Para el cultivo de patatas, es necesario disponer de un terreno fértil que favorezca el crecimiento de dicha legumbre, por lo que uno de los principales recursos necesarios para su cultivo es disponer de recursos territoriales. A su vez, se necesitan semillas de dicha legumbre para cultivarlas, y para hacerlas crecer, es necesario disponer de recursos hídricos que las nutran y las hagan crecer. Resulta muy favorable el uso de abonado orgánico en la producción de la patata, ya que mejora la calidad del suelo y por lo tanto, la calidad de la planta. Estos abonos orgánicos deben de ser ricos en nitrógeno (pero no excesivamente), ya que es el factor determinante en el rendimiento del cultivo y favorece el desarrollo de la formación y engrosamiento de los tubérculos. También deben contener fósforo, ya que actúa a favor del desarrollo de las raíces, mejorando la calidad de los tubérculos y reduce su sensibilidad a los daños. Es común que dichos abonos contengan también potasio, boro, magnesio y cinc. Todo ello, a lo largo del tiempo, deteriora la calidad del terreno sobrecargándolo y provocando su inutilidad.
El aceite es mayoritariamente producido en España, Italia, Grecia, Turquía, Siria y Marruecos. Sin embargo, Italia es el primer país exportador de aceite del mundo, seguido de España, Túnez, Portugal, Turquía y Siria. También, países sudamericanos exportan numerosas toneladas de dicha materia prima, por lo que es de suponer que los fabricantes de Lay’s (dado que EE.UU no produce ni exporta aceite) obtengan el aceite en países Orientales, quizá Occidentales e incluso Sudamericanos.
La sal ha experimentado en los últimos años un gran crecimiento en las zonas del sur de América, especialmente en Chile, México y Brasil. En las Américas se produce casi tanta sal como en el resto del mundo en conjunto. La obtención de la sal es la que menos impactos genera al medio ambiente, ya que su obtención se realiza través de recursos naturales (la mayoría se produce por evaporación solar). En otro ocasiones menos comunes se obtiene de la superficie de minas.
La empresa Lay’s tiene “la agricultura local como el ADN del negocio”. La empresa apoya la agricultura local. Aunque opera en una economía global, intenta proveerse de cultivos locales en los lugares donde producen. Producen más y mejor por menos dinero, es decir, trabajan en la reducción del uso del agua y fertilizantes, así como cambiando a formas de energía renovables. Están reforzando el uso de fertilizantes orgánicos (en la medida de lo posible) para reducir las emisiones. Por último, intentan innovar para conseguir una agricultura mejor mediante las colaboraciones con universidades y otras instituciones, para así poder brindar innovadoras técnicas a los agricultores para reducir el uso de agua y energía. También, ponen a disposición de los agricultores la herramienta Cool Farm Tool, que es una herramienta de uso sencillo que calcula las emisiones de CO2, permitiendo a los agricultores estimar su huella ecológica, testar y comprar diferentes opciones de prácticas agrícolas sostenibles.
3. FABRICACIÓN
Una vez obtenidas las materias primas necesarias, se realiza el transporte a las diversas fabricas de Lay’s.
Las patatas son lavadas en un cinturón de lavado (mediante agua reciclada) y posteriormente son almacenadas temporalmente hasta que es necesario usarlas.
Lo primero que se realiza es el pelado, separación y corte de la patata. Antes de que las patatas lleguen a los trabajadores que se encuentran en la maquina de corte, se debe comprobar si existen defectos en ellas para así desecharlas. El pelado se hace en las barricas abrasivas mediante un movimiento periódico de las maquinas. Posteriormente, la cantidad de patata se pesa en una pesa especial para luego ir a parar al barril. El corte que se realiza a continuación no debe ser más grueso de 2mm.
Una vez realizado todo este proceso, se lleva a cabo la parte más importante de su producción: un baño de fritura. Las piezas finas de patata se fríen durante 3 minutos a temperatura de 180 grados centígrados. Tras esta etapa, todo los aditivos se añaden a las piezas obtenidas (su aditivo principal es la sal).
Llegados a este punto, se produce el embalaje del producto. El embalaje que se utiliza recibe el nombre de “envase flexible”, que está formado por una o varias láminas de material plástico sellada o de papel pegado. Este envase es utilizado debido a su ligereza y puede ser hermético, por lo que es idóneo para la industria alimentaria. Su función es proteger, transportar, mostrar y preservar el producto que contiene.
Los métodos de fabricación de “envases flexibles” son cuatro: extrusión, laminación, recubrimiento o coextrusión. En España, el “embalaje flexible” se caracteriza por su gran competitividad, y es un sector en constante crecimiento y expansión.
Este “embalaje flexible” está compuesto por polímeros orgánicos que pueden deformarse hasta conseguir una forma deseada por medio de diversas técnicas. La obtención de los plásticos implica cuatro pasos básicos: obtención de las materias primas, síntesis del polímero básico, obtención del polímero con un producto utilizable en industrias y el moldeo o deformación del plástico hasta su forma definitiva. En un principio, la mayoría de los plásticos se fabrican a partir de petróleo, lo que conlleva un gran impacto para el medio ambiente.
La obtención del petróleo conlleva la explotación de reservas petroleras, lo que destruye el medio natural de muchas especies tanto marinas como terrestres.

La empresa Lay’s cuenta con 8 centros de producción en España y Portugal (7 en España y 1 en Portugal)
En el 2014, más del 70% de los embalajes de patatas fritas cumple con los requisitos para productos sin gluten a causa de una iniciativa que partió de un trabajador de la fábrica de Burgos, y que se hizo realidad tras un año de trabajo multidisciplinar.
Durante su proceso de fabricación, la empresa tiene la promesa de encontrar maneras innovadoras de minimizar el impacto en el medioambiente a partir del ahorro de energía y agua, y la reducción del volumen de los envases. Para conseguir estos objetivos globales, la empresa está contribuyendo localmente con las siguientes iniciativas: reducción del regado de los cultivos de patatas, reducción del porcentaje de residuos enviados al vertedero (actualmente está cerca de ser nulo), sustitución de sus neveras por otras denominadas Green Cooler (consumen un 50% menos de energía) y la fabricación de nuevas plantas que transforman las aguas residuales en biogás (reducen en un 5% el consumo energético de la planta de fabricación).

4. COMERCIALIZACIÓN
El factor más importante para el triunfo de un producto es el momento de su comercialización. La publicidad podría considerarse el pilar principal de cualquier producto porque si un anuncio llama tu atención, te sentirías atraído/a por él y probablemente acabes probándolo. Es prácticamente inevitable sucumbir a las tentaciones de la sociedad en la que vivimos e ignorar algo que está presente en nuestro día a día, en cualquier lugar al que vayamos.
Lay’s tiene la misma empresa de publicidad (Tiempo BBDO) desde 1983. También trabaja con otras agencias publicitarias de diferentes disciplinas del mundo de la comunicación e incluso productoras de contenidos.
Su última campaña publicitaria fue innovadora y con el claro objetivo de aumentar su abanico de clientes. Esta campaña fue llamada “Casting de Sabores Lay’s” y se fundamentó en el deseo del consumidor español de ser escuchado, en concreto, por las grandes marcas. A través de esta campaña-concurso, Lay’s dio voz al consumidor haciendo que sea el propio público español quien proponga y decida el nuevo sabor que saldrá al mercado en nuestro país (un sabor creado por y para el público español).
Esta campaña se dividía en tres fases: la primera es la de participación del público español con sus propuestas de sabor, la segunda es la de selección de tres sabores finalistas por parte de un jurado y la última es la de votación del sabor ganador por parte del público. La participación del público también fue motivada a través de un plan de Relaciones Públicas que utiliza video de famosos talentos invitados de diferentes ámbitos, proponiendo diferentes sabores. El vencedor del concurso recibió un premio consistente en 20.000 euros en metálico más un 1% de las ventas de su sabor durante el siguiente año.
Lay’s está presente en muchos países del mundo, y en cada uno de ellos cuenta con sus propias fábricas. Cuando la materia prima llega a las fábricas y el producto está fabricado, se realiza su distribución por el país en concreto a través de camiones de transporte de mercancías.
La empresa compra la materia prima a bajísimos costes y la fabrica en grandes cantidades y mediante el uso de máquinas (lo que aumenta la producción masiva del producto y disminuye su coste). Una vez fabricada, la vende a precios muy asequibles a las grandes superficies, lo que las permite aumentar su precio para obtener beneficios. Una vez en las grandes superficies, pasan a manos del consumidor, o bien a diferentes puntos menores de venta, como son pequeños comercios o bares. Estos incrementan el precio para obtener beneficios. También, los comercios que tengan un índice mayor de ventas y puedan obtener beneficios de una compra del producto a mayores rasgos, puede ponerse en contacto con empresas distribuidoras del producto y obtenerlo a mejores precios y menores costes económicos para aumentar su índice de beneficios.
Como se puede observar y deducir fácilmente, a mayor número de intermediarios, mayor coste del producto. Puedes hacerte con una bolsa de Lay’s tradicionales (300 gr. en bolsa) por 2,14 euros. Es imposible deducir cuanto beneficio obtendrán para que el dueño se embolse millones de euros al año, pero lo que si está claro es el bajo coste que les implica a ellos fabricarlas para que todos los intermediarios obtengan beneficios.
La OCU es la Organización de Consumidores y Usuarios. Es una entidad privada sin ánimo de lucro totalmente independiente, creada en 1975 con el objetivo de defender los derechos de los consumidores. También, lleva a cabo estudios con el fin de informar a la población de las cualidades de los productos que existen en el mercado.
Según esta entidad, un tercio de las patatas fritas de bolsa es grasa. Se han analizado la cantidad de grasa de medio centenar de productos elaborados. De este informe se desprenden datos preocupantes para los expertos, como por ejemplo la cantidad de grasas perjudiciales que contienen. Así, esta entidad reclamó a los fabricantes a incluir menos grasas saturadas en sus productor y que estas sean más sanas para el hombre.
5. USO.
Uno de los objetivos principales de la Empresa es la promesa de tener éxito a largo plazo a partir de un crecimiento sostenible. Este principio guía la estrategia y operaciones de la compañía con especial énfasis en tres aspectos: sostenibilidad humana, sostenibilidad medioambiental y sostenibilidad de talento.
Las patatas fritas Lay’s, de la misma manera que cualquier otras, posee unas 234 kcal/100 gr, 3,6 gr/100 gr de proteínas, 11 gramos de grasa por cada 100 gr y 34 gramos de hidratos de carbono por cada 100 gramos consumidos. Como se puede observar, los índices calóricos son elevados (teniendo en cuenta que nadie consume tan solo 100 gramos de producto) y los gramos de grasa son desproporcionados, de la misma manera que la cantidad de hidratos de carbono. Las proteínas son casi escasas en las patatas fritas, lo que evidencia la poca calidad alimenticia del producto.
Todos estos datos son evidentes para todo casi todo el mundo y millones de personas las consumen día a día. Lay’s indica en las bolsas de producto las cantidad reales de nutrientes que aporta (tal y como específica la ley) y promueve mediante la publicidad la practica de deporte, al menos caminar 30 minutos por día. Sin embargo, autores como Charles Larson (“Persuasion: reception and responsability”) afirman que esta marca aprovecha el mercado de niños y adolescentes asignando un 9% de sus recursos de publicidad en los anuncios de sitio web. La compañía también participa en asociaciones con otras empresas conocidas para atraer a niños y adolescentes, lo cual deja mucho que desear.
Desde los centros de enseñanza (en numerosas ocasiones) si se llevan a cabo jornadas de concienciación respecto al consumo de dichos productos, pero el peso de la presión social, ritmo de vida, marketing, publicidad… siempre puede con los consumidores más débiles, que acaban sustituyendo una manzana por una bolsa de patatas fritas.
La reducción de su consumo conllevaría una mejora en la salud de la sociedad, de la misma manera que reduciría en gran parte el impacto ambiental que acarrea su producción. Por ejemplo, comer una manzana conlleva mucho menos impacto para el medio ambiente y mejoraría nuestra dieta.
La reutilización del producto es prácticamente imposible. Una vez consumida la bolsa de patatas, no queda mas remedio que deshacerse del envase. Es muy difícil de reutilizar ya que en la bolsa siempre quedan restos de grasa que hacen difícil que se pueda llevar a cabo, y nos vemos obligados a contaminar el medio ambiente e ir cerrando su ciclo de vida.

6. DESUSO.
El plástico es un material difícil de descomponer. En la actualidad, además de su acumulación en vertederos controlados (e incontrolados), existen tres alternativas para conseguir un adecuado tratamiento o eliminación de estos residuos plásticos (reciclaje): el reciclado mecánico, la incineración con recuperación de energía y el reciclado químico.
El reciclado mecánico consiste en un proceso físico en el que el plástico, después de ser consumido, se vuelve a poner en circulación para su reutilización. Este proceso de reciclado es el más usado actualmente.
La incineración con recuperación de energía consiste básicamente en producir energía a partir de los residuos. También tiene como objetivo reciclar algunos materiales útiles y dar el destino más seguro a los residuos de naturaleza más peligrosa.
El reciclado químico es una de las alternativas más limpias y prometedoras. Consiste en la transformación de residuos de naturaleza polimérica en productos químicos de interés industrial, que pueden ser las sustancias de partida o mezclas de compuestos con posibles aplicaciones como combustibles o materias.
Por el contrario, si el plástico no sigue ninguno de estos procesos de degradación, los impactos para el medio pueden ser devastadoras. Es uno de los materiales más laboriosos y difíciles de degradar de forma natural por el medio (su degradación se extiende en un margen de tiempo de 1 a 4.000 años). En el caso de las bolsas que contienen las patatas fritas, el proceso de degradación natural dura unos 150 años aproximadamente.
Como se puede observar, el vertido que origina el consumo de patatas (cuando no es reciclado) supone una gran carga para el medio, sin tener en cuenta todas las aguas residuales que quedan atrás tras su fabricación y los gases que producen todas las maquinas, favoreciendo la emisión de gases que deterioran la calidad de nuestra atmósfera.

7.ALTERNATIVAS DE CONSUMO.

Afortunadamente, las patatas fritas son un producto poco necesario en nuestras vidas, sin el cual podríamos sobrevivir perfectamente e incluso nos haría mejorar nuestra salud. Sin embargo, es difícil sucumbir a la tentación de los snack, por lo que encontrar una manera menos contaminante y a la vez más saludable no deja de ser una buena opción.

Nuestra primera y más viable alternativa de consumo es fabricar nuestras propias patatas fritas en casa. El contenido en grasas sería mucho menor, y a la vez contribuiríamos a reducir nuestra huella ecológica. Su elaboración no es para nada costosa y, aunque es contaminante, lo es muchísimo menos que si fuéramos directamente a comprarlas.

La segunda alternativa de consumo es adquirir nuestras patatas fritas en una tienda en la cual puedas comprarlas al peso en lugar de adquirirlas en una gran superficie. El embalaje del producto es menor, y probablemente esté compuesto de papel, el cual es contaminante, pero menos laborioso de fabricar.

La tercera y más contaminante alternativa es adquirir las patatas fritas en grandes superficies, pero en lugar de hacerte con la bolsa de tamaño normal, comprar las que son de un tamaño mas grande, para así tener mas producto en menos embalaje.

8. VALORACIÓN PERSONAL DEL TRABAJO – SÍNTESIS.
El consumo de patatas fritas de bolsa, como hemos podido observar a lo largo del trabajo, tiene impactos negativos en el medio. Sin embargo, dentro de todos los productos que día a día consumimos, se podría considerar uno de los menos contaminantes (aún siéndolo en gran medida). No somos conscientes de las repercusiones que tienen cada una de nuestras acciones en el medio en el que vivimos, y tarde o temprano (si no nos concienciamos a tiempo) tendremos que pagar un precio muy alto por cada simple cosa que hagamos. Además, cabe tener en cuenta que los envases están hechos de plástico (es decir, petróleo) y a día de hoy existen todavía billones de dólares de este recurso que los gobiernos no van a dejar sin explotar, por lo que apoyar el consumo de productos contenidos en plástico no solo crea efectos devastadores para el medio, sino que favorece al beneficio económico de los gobiernos y de los altos cargos políticos.
Los recursos que se utilizan para su fabricación son simplemente hídricos, energéticos y territoriales. Puede parecer que para fabricar tan solo una bolsa de este producto, no se necesita excesiva agua ya que no es visible a nuestros ojos. Sin embargo, un 70% del agua potable del planeta se usa con fines agrícolas, y mucha de ese agua es obtenida de reservas subterráneas de agua (agua oculta). Si seguimos llevando ese ritmo de consumo, es muy probable que a final de siglo no haya agua suficiente para abastecer a la población y miles de millones de personas tengan que vivir bajo condiciones insalubres por no disponer de tal recurso tan importante. Esto, traería consecuencias en los diversos ecosistemas, en la salud de las personas y en la producción de todas y cada una de las cosas que utilizamos.
Los recursos energéticos tiene un impacto terrible en nuestro Sistema. A día de hoy, se necesita el triple de energía para satisfacer nuestras necesidades respecto al siglo anterior. Se han construido 1.800 nuevas presas, 23.000 centrales nucleares y se han instalado 36.000.000.000 de nuevas placas solares.
Respecto a los recursos territoriales, solo cabe mencionar que un 40% de la superficie que no está cubierta por hielo es explotada. Todo esto, aunque parezca que no, tiene un impacto terrible en el medio ambiente: conlleva la explotación y degradación del terreno, y la producción de residuos, que a su vez conllevan la pérdida de hábitats, y por lo tanto la extinción de especies.
Como se puede deducir, todos los impactos y recursos que se llevan a cabo para la producción de patatas constituyen un riesgo para el medio ambiente, y por lo tanto para la población. También, los residuos generados en su fabricación constituyen un riesgo importante para el mundo en el que vivimos.
La única manera de llevar a cabo un uso adecuado de este, y todos y cada uno de los productos que usamos día a día es gestionar bien su uso mediante diversos medios. En primer lugar, se debería legislar el uso excesivo de los envases que utiliza y hacerlos más eficaces, de tal manera que puedan ser reciclados con más facilidad o incluso ser reutilizados. También se debe educar a la población para que sean conscientes de la cantidad de impactos que puede tener en el medio ambiente, y también respecto a las consecuencias de su consumo excesivo.
En este caso, Lay’s invierte (supuestamente) parte de su capital en nuevas técnicas de obtención de recursos y de mejora en los sistemas de producción de sus materias primas. Dota a los agricultores de herramientas que les permitan llevar un mayor control de la huella ambiental que generan sus acciones y a su vez reducirla, lo que dentro del rango de empresas que producen el mismo producto, resulta sorprendente.
Lay’s no podría considerarse una empresa eco-sostenible, pero si merece una mención especial ya que intenta controlar, siempre en la medida de lo posible, los impactos que sus acciones pueden acarrear al medio ambiente.

Anuncios

Probablemente a todos nos habrá pasado más de una vez, que tras comer nos sentimos molestos con la comida que permanece en nuestros dientes. Cómo no, nuestros antepasados ante este problema, también sentían la necesidad de deshacerse de estos molestos restos. Algunas de las formas con las que se limpiaban los dientes era el uso de los dedos o las uñas, ramas u hojas, plumas de las aves, púas de puerco-espín, espinas de pescado o de plantas, etc.
Sin embargo el primer cepillo de dientes, fue creado en 1498 por un emperador chino, a base de cerdas de cerdo que puso en un mango de hueso. Aunque este cepillo de dientes llegó a Europa gracias a los mercaderes, no adquirió importancia hasta el siglo XVII.
Pero el antepasado directo de los cepillos actuales, fue el cepillo creado en 1780 por William Addis. Este señor, creó su primer cepillo en la cárcel, al ver la necesidad de limpiar sus dientes. Para ello utilizó un hueso y cerdas de un guardia. Tras salir de la cárcel, fundó Wisdom Toothbrushes, que produjo el cepillo en grandes cantidades.
Dicho cepillo se fue mejorando, hasta llegar a los actuales, que se presentan en el mercado de distintas formas, colores y además cabe destacar la invención del cepillo eléctrico.

Actualmente tenemos la necesidad de cepillarnos los dientes, y tener un cepillo de dientes resulta imprescindible, y por ello grandes empresas fabrican en grandes cantidades este producto tan demandado.
Para ello los fabricantes necesitan los siguientes materiales:
nylon (que se obtiene través de una reacción química compleja conocida como polimerización de apertura de anillo). Con este material se forman las cerdas del cepillo de dientes.
Resinas y plásticos (que se obtienen del petróleo).
Hay que tener en cuenta que la obtención de estos materiales resulta costosa y ,además, perjudicial para el medio ambiente, ya que tanto la polimerización como las reacciones químicas para obtener el nylon y el plástico emiten gases contaminantes a la atmósfera. Por otro lado estos materiales necesitan ser transportados hasta la fábrica o empresa que vaya a fabricar el cepillo de dientes (en este caso ‘Colgate’).
Una vez en la empresa, ésta se encarga de elaborar distintos diseños de cepillos de dientes, que llamen la atención del consumidor, ya que la mayor veces en las que compramos un producto, es debido a su diseño, a su forma, sus colores, su textura, etc.

IMG_5206
Una vez realizado el diseño, la empresa lo lleva a la práctica y realiza una serie de pruebas, para ver si el resultado es satisfactorio. Si no lo es, se realizan nuevos diseños, hasta dar con el deseado.
Tras finalizar su prueba, el producto comienza a fabricarse en mayores cantidades para ser comercializado.
El proceso para fabricar un cepillo de dientes comprende la fabricación del cabezal del cepillo, la fabricación del mango (gracias a un molde) y por último la unión de ambas partes.
Pero…¡Antes tenemos que haber oído hablar de este cepillo de dientes!. Para ello se invierte mucho dinero en publicidad, que a la larga resulta rentable, ya que se supone que ese producto se venderá  demasiado.

También la empresa tiene que ponerle un precio decente, para que resulte accesible, y de este modo las clases sociales medias-bajas, también puedan acceder a uno de estos cepillos. Por otro lado tiene que distribuirlo, y para ello se necesitan medios de transporte (aviones, camiones, etc) que también requieren dinero para arreglar alguna que otra avería, para pagar el combustible que necesitan para funcionar, pagar a los conductores y las personas que se encargan de coger las cajas que contienen en su interior los cepillos de dientes, etc.
En cuanto a los consumidores, estos reciben información bien en los medios de comunicación, en las escuelas, a través de conocidos, etc.Además en cuanto a la educación, también desde pequeños siempre hemos oído consejos acerca de la forma en la que tenemos que cepillarnos los dientes y cómo tenemos que hacerlo. Y por supuesto todos hemos oído que a la hora de cepillarnos los dientes tenemos que cerrar el grifo, ésto permite reducir la huella ecológica.

Y una vez que pasan unos tres meses, el consumidor ve la necesidad de cambiar el cepillo de dientes y por lo tanto lo tira.
Por lo tanto el cepillo de dientes se convierte en un elemento en desuso, cuya última parada puede ser acabar en un vertedero…Pero en tiempos como los nuestros, esto no es una buena opción. De modo que el cepillo de dientes puede reciclarse y a partir de el se puede volver a fabricar un nuevo cepillo. Y así se repetiría todo el proceso anterior hasta volver a ser un producto en desuso.
Una alternativa podría ser, fabricar cepillos de dientes manuales en los que los cabezales o las cerdas (como en el caso de los cepillos eléctricos) , puedan cambiarse, de este modo reduciríamos el impacto en el medio ambiente . Y otra alternativa, que me ha resultado interesante, son los cepillos de dientes cuyo mango está fabricado con una especie de bambú, 100% biodegradable y que además, es un tipo de bambú del que no se alimentan los osos panda.
¿Por qué un cepillo de dientes Colgate y no Signal u Oral-b? Os habréis hecho esa pregunta ¿no?
Pues bien, la razón por la que lo he elegido, sinceramente, ha sido porque es la primera marca que se nos vino en mente a mi y a Thalita. Ya que en el fondo todas estas marcas compiten entre sí, e incluso cepillos del Mercadona, Carrefour o cualquier otra marca son igual de eficaces, en mi opinión.
Pero por otro lado algo que realmente me ha llamado la atención acerca de esta marca, ha sido la historia de su fundador, como siendo considerado el hombre más rico de su época, se quedaba con un solo 10 % de las ganancias y el 90 % restante… No me adelantaré y dejaré que veáis el siguiente vídeo que me ha resultado muy interesante.

Y para finalizar, un poco de humor, os dejo una alternativa muy económica y que no contamina nada. Espero que os haya gustado esta información y que os resulte de provecho.

El desarrollo sostenible es aquel capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las generaciones futuras. Eso implica ser consciente de las repercusiones que nuestros actos pueden tener en un futuro. Solo hace falta imaginarse, por ejemplo, qué sucedería si utilizáramos todo el petróleo del mundo. Las consecuencias, como podemos imaginar, serían tan devastadoras que nos asumirían en una profunda crisis. Pero no solamente nos afectaría a nivel económico, político, social… sino que nos afectaría a nivel persona repercutiendo en nuestra salud.

Uno de los objetivos del desarrollo sostenible es conservar el medioambiente para que de tal manera nuestra salud no se vea perjudicada, analizando las repercusiones que puede tener hacer un uso excesivo de recursos en nuestra salud.

Entre el medioambiente, la sociedad y la economía se establecen numerosos vínculos directos, ya que la dimensión económica está relacionada con la medioambiental, la medioambiental con la social, y la social con la económica.

Esta preocupación surgió en Noruega. Tuvo lugar la explosión de Ekofisk, una plataforma petrolera, que hizo a los políticos y habitantes darse cuenta de las repercusiones que esa situación conllevaría, tanto a nivel político, como social y sobre todo medioambiental. Desde los años ochenta han tenido lugar numerosos cambios que han repercutido positivamente a favorecer que estas situaciones no ocurran, aunque a pesar de ello, es un hecho que desgraciadamente nunca llegará a su completo fin.

La Cumbre de la Tierra de 1992 y la Agenda 21 le dieron otro enfoque a la relación medioambiente-salud a largo plazo para las personas. A partir de ese momento, se percató la necesidad de cuidar la salud de las personas, dado que ello conllevaría también una mejora económica. Uno de los puntos claves que se trató en esa cumbre fue la necesidad de atención primaria a personas en zonas rurales, víctimas de enfermedades contagiosas, protección de grupos vulnerables…

Hay múltiples vías de establecer relaciones entre salud y desarrollo sostenible, pero se centran en básicamente dos de ellas: en el beneficio económico, social y medioambiental a largo plazo que puede obtenerse de las personas y en las repercusiones que el daño al medioambiente tiene sobre nuestra salud, poniendo especial énfasis en la salud de los niños.

Sin embargo, hacer las cosas no es tan fácil como decirlas. Actualmente existen unos cuarenta millones de personas infectadas por el virus del SIDA. Veintiocho millones (de los cuales mueren ocho) viven en el África subsahariana y además es frecuente que sufran tuberculosis y malaria, causando millones de muertes. Algo tan simple como beber agua se le es negado a niños menores de cinco años, causando mas de tres millones de muertes al año.

Como se puede observar a simple vista, los más afectados por este tipo de situaciones son los países en vías de desarrollo, ya que poseen menos posibilidades para adaptarse o mitigar los efectos medioambientales en su salud. Una vez más, la responsabilidad cae en manos de la economía e intereses de las políticas de dichos países. La radicación de estos problemas cae plenamente en sus manos.

He encontrado esta noticia que me ha parecido muy curiosa y muy adecuada para lo que estamos viendo estos días.

¿Creéis que eliminará el problema de los rechazos? ¿Por qué?

 

 

Os cuelgo un vídeo sobre el ciclo celular, es un poco largo pero está muy claro y bien explicado.

Os recomiendo que el echéis un vistazo.

 

Aquí estamos l@s de Letras de Ciencias del Mundo Contemporáneo de 1º de bachillerato, dispuestos a poner un poco de criterio y conocimiento en el mundo de las ciencias.  L@s de Letras en territorio comanche.

¿Qué puede hacer un@ de Letras en un blog de Ciencias?  Pues lo que los demás:  enseñar y aprender, participar, debatir, preguntar, dudar, proponer, dar buenos enlaces y criticar.  Y, por cierto, disfrutar.

Algunas ideas para trabajar pueden ser las siguientes:

  • Una buena idea sería investigar sobre aspectos extraños de la ciencia, que quizá no lo sean y que nos suelen vender como científicos.  ¿Qué son las pseudociencias?  ¿Qué ejemplos hay de pseudociencias?
  • Aprovechando que el gobierno va a regular la homeopatía, nos podemos preguntar:  ¿es científica la homeopatía, ahora que estamos hablando en clase de temas de salud?
  • Otro tema al que os invito es el de los Premios Ignobel.  Son científico que premian a otros científicos por descubrimientos, …, un tanto …, bueno …  Lo mejor es que lo investiguéis y disfrutéis con ello.  A mi es un tema con el que siempre me he reído, pero del cual siempre me han surgido muchas dudas interesantes sobre lo que es la ciencia, su calidad y su “supuesta superioridad”.
  • Como no todo van a ser alabanzas a las ciencias, también es muy interesante investigar sobre los fraudes científicos.
  • En el último tema que hemos dado hemos hablado de Robert Koch, uno de mis héroes científicos.  Siempre me he preguntado cómo sería este hombre, cómo sería la sociedad en la que vivió y si sus descubrimientos fueron valorados entonces o si se lo pusieron difícil.  Trabajar el tema científico desde una perspectiva histórica es una de las manera más ricas de aprender.

Como veis, estas son sólo algunas ideas que pueden ser interesantes para fijar conocimientos de lo que ya hemos hablado.  También vale hablar o investigar de salud, el tema que estamos dando.

Un beso y bienvenid@s.

Como hemos visto en clase la reacción de saponificación, es una reacción de sustitución en la que participan un ácido graso y una base fuerte como el Na(OH) o el K(OH)

El ácido graso “dona” un H que se une al OH de la base fuerte o (hidróxido) quedando libre el Na (o el K) que se unen al oxígeno ocupando el hueco del H. Así obtenemos una molécula llamada sal de ácido (y que es lo que comúnmente llamamos jabón).

Esto que suena tan rollo y químico y sin utilidad es lo que se ve en el vídeo que os pongo.

 

 


Categorías

diciembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Visitantes

  • 1,219,913 hits

localizador de visitas

Cargando...