experimentemos

Posts Tagged ‘Fraude científico

A veces incluso los científicos han sido seducidos y engañados involuntariamente por la seudociencia barata.     Muchas veces es el deseo de creer en la fascinación de lo desconocido lo que les ciega de su rigurosidad científica.

Es el caso de Harold Puthoff, un físico especializado en electrodinámica cuántica, y Russell Targ, científico con varias investigaciones en láser. Ambos concluyeron que Uri Geller, un famoso y televisivo “psíquico” israelí, tenía poderes genuinos y publicaron en 1974 un artículo en Nature.

Después de un extenso recorrido televisivo por todo el mundo demostrando sus poderes,el fraude de Uri Geller fue puesto en evidencia de nuevo por James Randi, que demostró como Geller doblaba las cucharillas con trucos de manos, o como adivinaba dibujos o números escritos en papeles por personas, a través de los movimientos del lápiz empleado. Nature, posteriormente, se justificó asegurando que el objetivo de la publicación de 1974 era mostrar el débil y vulnerable sistema de experimentación usado en parapsicología. Incluso con el fraude desvelado, Uri Geller continuó defendiendo su genuinidad y a día de hoy, convertido en un personaje televisivo, lo sigue haciendo.

Leer el resto de esta entrada »

Se considera fraude científico a todas las variaciones del método científico y de las normas con la actividad científica, es decir, con el planteamiento, el desarrollo y la publicación de la investigación.

Las causas del fraude científico a menudo son por los interes económicos. En otras ocasines, el fraude científico se comete por la presión a la que se ven sometidos los científicos por publicar. La falsificación de datos se considera el fraude más frecuente (40%), seguido de la fabricación (12%) y el plagio (5%).Para evitar el fraude científico, el procedimiento más utilizado es la evaluación de los artículos antes de su publicación.

Algunos casos sobre fraude científico:

  • John Darse, especialista en cardiología de la Universidad de Harvard, EEUU, escribió cerca de 118 artículos entre los años 1980 y 1982, con la mayoría de los datos inventados. La Universidad ignoró el fraude y sólo tomó acciones contra él después de una denuncia del National Institute of Health.
  • David Baltimore, Premio Nóbel de Biología, y ex presidente de Rockefeller University de EEUU, defendió, durante un largo proceso (1986-1991), el trabajo de su coautor quién falsificó sistemáticamente datos en un proyecto epidemiológico sobre SIDA, que fue presentado a la revista Cell.
  • Jan Hendrik Schön, trabajó en nanoelectrónica en los laboratorios Bell, de New Jersey, EEUU. Con 32 años logró 80 publicaciones en Science y Nature, cuyos resultados fueron imposibles de reproducir por otros investigadores. Se comprobó que el científico inventó o alteró datos en sus resultados por lo menos 16 veces entre 1998 y 2001.
  • Antonio Arnaiz Villena, jefe de inmunología del hospital 12 de Octubre de Madrid, escribió en Human Immunology, un artículo que fue retirado de la revista inmediatamente después de publicado, mediante una carta del editor rechazando el trabajo porque no tenía ningún valor científico. Demostraba que los palestinos tienen una fuerte correspondencia genética con los judíos y otros pueblos de oriente medio. Las citas que ofrece como fuentes para apoyar su teoría son casi todas autocitas, o citas de la Biblia, o de otras fuentes sin ningún valor científico. Este artículo pasó los filtros de evaluación de la revista.

Página de donde lo he sacado

http://www.madrimasd.org/informacionIdi/analisis/analisis/analisis.asp?id=15983&sec=17

En 1957, Harald Stümpke, del intrigante Instituto Darwin de Ayayai, y Gerolf Steiner, un profesor de zoología de la Universidad de Heidelberg (Alemania), presentaron un extenso trabajo que hablaba de un nuevo orden de mamíferos, los rinogrados –también llamados narigudos–, describiéndolos como extraordinarios animales que andaban, se alimentaban y cazaban… ¡sólo con la nariz! Había dibujos en los que estas criaturas, parecidas a ratones, tenían trompas tentaculadas para simular los pétalos de una flor, atrapar insectos, propulsarse hacia atrás con ayudas de grandes orejas estilo Dumbo… y un sinfín de maravillas. Los narigudos vivían en el archipiélago de Ayayai, en el Pacífico, pero una explosión nuclear llevada en secreto a 200 kilómetros destruyó la isla, hundiéndose con ella uno de los autores, Stümpke, el único que los había visto. La prestigiosa editorial francesa Masson tradujo la obra en 1962, y un biólogo, Pierre Grassè, profesor de la Sorbona de París, expresó en el prólogo su admiración por el trabajo al presentar “hechos nuevos, insospechados” que además “invitaban al hombre de ciencia a reflexionar sobre las causas de la diversificación de los seres vivos sobre nuestro planeta…”. La revista Natural History publicó un extracto del trabajo en 1967  y recibió cartas que lamentaban el destino final de los narigudos y protestas por la destrucción de su hábitat. El trabajo original y Stümpke eran pura invención de Steiner, un chiste zoológico para explicar el concepto de evolución a sus alumnos. Para algunos fue tomado en serio.

Bueno como dije en clase la talidomida es un medicamento que se recetaba a las mujeres embarazadas para paliar las naúseas, la ansiedad, el insomnio y los vómitos matutinos entre 1957 y 1961 (en España se prohibió a finales del 63 y en algunos países aun se vende). Pero, resulta que este medicamento causaba malformaciones en el feto (se calcula unos 20000 casos en todo el mundo y unos 3000 en España).

Este medicamento fue descubierto por la farmacéutica suiza Ciba. Después de un periodo de pruebas extenso, no completaron su desarrollo al no encontrarle efectos farmacológicos apreciables. Pero, la farmaceútica alemana Chemie Gruenenthal decidio continuar con las investigaciones.Según la farmacéutica alemana, realizaron experimentos con la talidomida en monas, conejas, ratas y perras embarazadas a las que se les suministró el medicamento y no se encontraron efectos secundarios. Mucho más tarde se descubrió que los animales recibieron la talidomida en un periodo de tiempo equivocado y/o en dosis tan grandes que los fetos habían muerto. En resumen, las pruebas se hicieron mal y los resultados se falsearon. Se vendió en 80 países con 50 nombres comerciales y actualmente se cree que se sigue vendiendo en Brasil, Kenia, China, etc.

En 1961 varios médicos avisaron a la farmacéutica y a las autoridades alemanas de  los efectos secundarios de la talidomida. Las autoridades alemanas descubrieron que la compañia había falseado los documentos y la llevó a juicio obligándola a pagar las compensaciones económicas.

Bueno os dejo con la página de la asociación española de los afectados por la talidomida para que la echeís un vistazo y mires lo que pide como compensación. ¿Os parece justo o no?

También os dejo una página sobre esto y otra que dice que la talidomida podría ser un buen remedio para casos de cancer y otras enfermedades. Desde mi punto de vista sería curioso que un medicamento con esta historia al final sirviese para curar casos de cancer, ¿no?

Por último os dejo unos vídeos:

http://www.eitb.com/videos/television/aspaldiko/detalle/407253/hablamos-rafa-basterrechea-talidomida/

Como es sabido, la fusión nuclear consiste en la unión de dos átomos de hidrógeno (o alguno de sus isótopos) para obtener uno de helio. Este proceso es fuertemente exotérmico aunque la energía de activación es muy alta. Debido a la alta energía de activación, sólo se puede obtener fusión nuclear si los átomos están muy calientes. Este es el proceso que se produce en las estrellas o en las bombas termonucleares.

El 23 de marzo de 1989, Martin Fleischmann y Stanley Pons de la Universidad de Utah, aseguran haber conseguido una reacción nuclear de fusión a temperatura ambiente. El proceso con el cual se supone que lo consiguieron es realizando una electrolisis del agua (separación en hidrógeno y oxígeno) con dos electrodos de platino y paladio. Inmediatamente multitud de científicos en todo el mundo corroboran los resultados de estos dos investigadores (Robert Huggins de Stanford, Francesco Scaramuzzi de Frascati en Roma, etc.). También se alzaron voces en contra, especialmente Steeve Koonin, Nate Lewis y Charles Barnes de Caltech que insisten en no haber conseguido ninguna evidencia de fusión en 300 experimentos realizados siguiendo el esquema de Fleischmann y Pons y los acusan de no haber realizado bien los experimentos.

En una conferencia del 28.111 de 1989, los autores muestran los resultados de sus investigaciones en la que aparece un rayo gamma de 2,5 MeV de energía debido, supuestamente, a los neutrones excitados en esta reacción. Dos días después, al mostrar esta gráfica, uno de los oyentes se queda extrañado y le indica que, al estar inmerso en agua, los neutrones han sido frenados y el pico debería estar en 2,2 MeV. De nuevo dos días después, muestran la gráfica en la que el pico se produce ahora a 2,2 MeV. Otro científico les pregunta asombrado cómo es posible que obtengan una raya espectral tan clara: la naturaleza no es así de ordenada. El 2 de abril, repiten la conferencia con la raya a 2,2 MeV y la distribución menos apuntada.

Debido a estas pequeñas “trampas” y sobre todo a la crítica del prestigioso Caltech, se vieron obligados a admitir que podía haber habido algunos errores en la toma de datos. Debido a todo esto, ambos fueron prácticamente expulsados de la comunidad científica internacional. Actualmente trabajan en un laboratorio de Toshiba en el sur de Francia.

Para poder hablar del fraude científico, antes debemos comprender lo que ello es. El fraude científico se presenta en su mayoría en tres casos: plagio, invención de datos y manipulación de artículos. Es lógico decir que no sea común que ellos de produzcan, pero a pesar de los rigurosos sistemas de control, se siguen dando. Así nos lo reflejan estudios como los del escritor científico William J. Broad y Nicolas Wade del diario “The New York Times” o el de los investigadores de la Universidad de Montreal: Serge Larive y María Baruffaldi. No se dan en una gran cantidad comparada con toda la actividad científica, como nos dice Rosa Sancho, del Centro de Información y Documentación Científica.

La historia guarda en su memoria una gran variedad de fraudes científicos. En algunos casos se debe a la invención de pruebas científicas. Tras dar a conocer Charles Darwin en 1859 su famosa teoría de la evolución, un geólogo aficionado, Charles Dawson, presentó un cráneo del que aseguraba que era del eslabón perdido entre el simio y el hombre. Sin embargo, se descubrió más tarde que el Hombre de Piltdown, como se le llegó a conocer al haber sido encontrado supuestamente en dicha zona de Inglaterra, no era más que un cráneo humano actual pulido hasta haberle dado una forma simiesca. A mediados del siglo XIX, un grupo de científicos aseguró que había descubierto la materia que dio origen a la vida, una sustancia viscosa extraída en aguas irlandesas, cuando se trataba en realidad de una mezcla de barro y alcohol.

Existen otro tipo de fraudes, más peligrosos que otros, en este caso nos estamos refiriendo a los fraudes relativos a la salud, los que ponen en peligro la salud de las personas. Como el que se produce en 1998, un grupo de científicos anunciaron en Londres que un estudio que habían publicado en una importante revista científica, The Lancet, relacionaba la vacuna triple viral (sarampión, parotiditis y rubeola) con la presentación de los síntomas de autismo, lo que produjo una caída en el número de niños vacunados, con el evidente peligro que ello suponía. Sin embargo, posteriormente se descubrió que el investigador principal había recibido una importante suma de dinero de una asociación de niños con autismo, que podría utilizar dicho estudio como prueba en un juicio contra la compañía productora de dicho fármaco. Leer el resto de esta entrada »

El fraude científico es algo que  está a la orden del día. La pregunta que se hace mucha gente es el por qué de este hecho, el por qué ahora.

La realidad es que hoy en día todo se esta convirtiendo en una especie de negocio y la ciencia no iba a ser menos.

Actualmente todo se mueve por el dinero, por lo que la ciencia ha dejado de perseguir su gran y único propósito que es la búsqueda desinteresada de la verdad.

Los científicos se están dejando llevar por la presión que ejercen ciertas instituciones que proporcionan subvenciones y ayudas para los experimentos, además de la presión a la que se ven sometidos ellos mismos por mejorar su carrera y obtener éxitos.

El fraude se basa sobre todo en la falsificación de datos, y en el plagio, entre otros.

En las disciplinas donde se encuentran la mayor cantidad de fraude es en las ciencias biomédicas y con lo que se relaciona, debido a su variabilidad biológica.

La disciplina que menos fraude tiene es la física debido a que sus experimentos son mas fáciles de repetir, y hay muchos físicos realizando el mismo experimento, aun así se han detectado casos, ya que ninguna disciplina se salva.

El fraude científico no solo afecta a los científicos, sino también a las revistas que publican dichas   noticias.

Las grandes revistas que se han visto afectadas por este hecho son la  estadounidense Science y la británica Nature , consideradas las mejores gracias a que deben buena parte de su crédito e impacto internacional a la exhaustiva revisión de los métodos y resultados de los estudios que seleccionan.

Hay muchos ejemplos de fraudes científicos, pero lo peor no es eso, sino que a pesar de que las noticias son revisadas exhaustivamente, siempre se suelen detectar los fraudes con posterioridad.

Algunos de los factores que pueden explicar que se cometan errores a la hora de publicar una noticia científica se debe a que si el texto que llega viene firmado por algún científico de prestigio o de alguna institución acreditada, los filtros que revisan las publicaciones se relajan y el hecho de que sean publicados aumentan y sobre todo si se considera que la noticia va a causar un fuerte impacto

mediático.

A pesar de que se publiquen fraudes, tarde o temprano salen a la luz debido a que, para   validar un  experimento, otros investigadores deben llegar de forma independiente a   los     mismos resultados  que al autor de dicho experimento.

Hay  muchos fraudes históricos pero sin duda los diez más importantes se encuetran en este espacio.


Categorías

junio 2017
L M X J V S D
« Feb    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Visitantes

  • 1,130,514 hits

localizador de visitas

Cargando...