experimentemos

Posts Tagged ‘Biografía

Charles Robert Darwin; Shrewsbury, Reino Unido, 1809-Down, id., 1882) Naturalista británico. Era hijo de un médico de buena posición y nieto del famoso médico, filósofo, naturalista y poeta inglés Erasmus Darwin. A pesar de cursar estudios de medicina en Edimburgo y de teología en Cambridge, inducido al parecer por su padre, muy preocupado por su futuro, su interés principal, estimulado entre otros motivos por la lectura de las obras del alemán Humboldt, se centraba en las ciencias naturales.

Este interés le impulsó a incorporarse, en calidad de naturalista de la expedición, al periplo alrededor del mundo del H.M.S. Beagle (1831-1836), al mando del capitán Robert Fitzroy, lo cual lo llevó a viajar por América del Sur, las islas del Pacífico, Australia, Nueva Zelanda y el sur de África. Durante los viajes acopió gran cantidad de materiales de todo tipo y realizó las detalladas observaciones que le permitieron, a su regreso al Reino Unido, enunciar la llamada teoría de la evolución, cuyos primeros esbozos comenzaron a tomar forma en 1837 y que tardaría más de dos décadas en ver la luz.

Aunque esta teoría le valió el reconocimiento universal, sus investigaciones le permitieron también confirmar la llamada teoría uniformista del geólogo escocés Charles Lyell (1749-1875), comprobar las relaciones existentes entre las rocas plutónicas y la lava volcánica y establecer las bases de la llamada teoría de la deformación. Así mismo, formuló la teoría acerca de la formación de los arrecifes coralinos en vigor en la actualidad. Entre sus diversas observaciones, tuvieron gran importancia los estudios efectuados en las islas Galápagos acerca de la gran diversidad de pinzones de aquellas latitudes, todos ellos perfectamente adaptados a diferentes nichos ecológicos.

La combinación entre sus trabajos de campo y la lectura de una obra muy en boga por entonces, Ensayo sobre el principio de la población, de Malthus, le inspiró el desarrollo de la concepción básica de la teoría de la selección natural. El fruto de sus trabajos, basados en métodos que han constituido auténticos modelos para la investigación científica posterior, lo plasmó, esencialmente, en su obra Sobre el origen de las especies, que se agotó el mismo día de su publicación (24 de noviembre de 1859) y fue traducida casi de inmediato a la mayoría de los idiomas cultos.

En dicha obra, Darwin propone, por un lado, que las especies no son inmutables, evolucionan con el tiempo y descienden unas de las otras y, por otro, que la principal causa de la evolución es la llamada selección natural, es decir, la supervivencia de los mejor adaptados, que, gracias a dicha adaptación, disponen de mayor cantidad de oportunidades para salir airosos en la lucha por la obtención de unos recursos limitados (alimentos, etc.), imprescindibles para su supervivencia.

La publicación de su obra principal le granjeó la animadversión de amplios sectores de la Iglesia Anglicana, opuestos a cuestionar la interpretación liberal de la Biblia, y suscitó innumerables polémicas acerca de la evolución del mono al hombre. Darwin, que había reflexionado largamente respecto a la conveniencia o no de publicar sus trabajos, y que los dio a conocer, en colaboración con Wallace, impulsado por una comunicación que le daba noticia de hallazgos similares por otros investigadores, no participó directamente en las polémicas y dejó que fuera el biólogo británico Th. H. Huxley el encargado de asumir el peso de la defensa de su teoría de la evolución. A su muerte, fue enterrado en Westminster, en el panteón de hombres ilustres del Reino Unido. La información la he obtenido de esta web.

Charles Robert Darwin nació en Sherewsbury el 12 de febrero de 1809. Fue el segundo hijo varón de Robert Waring Darwin, médico de fama en la localidad, y de Susannah Wedgwood, hija de un célebre ceramista del Staffordshire, Josiah Wedgwood, promotor de la construcción de un canal para unir la región con las costas y miembro de la Royal Society.

El viaje del Beagle :El objetivo de la expedición dirigida por Fitzroy era el de completar el estudio topográfico de los territorios de la Patagonia y la Tierra del Fuego, el trazado de las costas de Chile, Perú y algunas islas del Pacífico y la realización de una cadena de medidas cronométricas alrededor del mundo. El periplo, de casi cinco años de duración, llevó a Darwin a lo largo de las costas de América del Sur, para regresar luego durante el último año visitando las islas Galápagos, Tahití, Nueva Zelanda, Australia, Mauricio y Sudáfrica. Durante ese período su talante experimentó una profunda transformación. La antigua pasión por la caza sobrevivió los dos primeros años con toda su fuerza y fue él mismo quien se encargó de disparar sobre los pájaros y animales que pasaron a engrosar sus colecciones; poco a poco, sin embargo, esta tarea fue quedando encomendada a su criado a medida que su atención resultaba cada vez más absorbida por los aspectos científicos de su actividad.

Darwin regresó a Inglaterra el 2 de octubre de 1836. Darwin se había convertido en una celebridad en los círculos científicos, ya que en diciembre de 1835 Henslow había promovido la reputación de su anterior discípulo distribuyendo entre naturalistas seleccionados un panfleto de sus comunicaciones sobre geología.

Varios años después, Darwin publicó la obra Diario del viaje del Beagle. Durante  más de una década, se dedicó a realizar pruebas de cruce de animales y numerosos experimentos con plantas, mediante los cuales encontró indicios de que las especies no eran realidades inmutables que le permitieron profundizar las implicaciones de su teoría. Estos trabajos constituyeron el trasfondo de su investigación principal, consistente en la publicación de los resultados científicos del “viaje del Beagle”.

Darwin había ampliado su esbozo a un ensayo de 230 páginas, destinado a completarse con el resto de sus investigaciones en el caso de una muerte prematura.

En 1846 Darwin ya había completado su tercer libro sobre geología. Recuperó su fascinación por los invertebrados marinos. En 1847, Hooker recibió el “ensayo” y envió algunas notas críticas a Darwin, que Hooker recibió el “ensayo” y envió algunas notas críticas a Darwin, que le ayudaron a ver su obra con distanciamiento científico y cuestionarse su oposición al creacionismo. En diciembre, Darwin recibió una carta de Wallace preguntándole si el libro trataría la cuestión del origen del hombre. (El libro de Darwin estaba a la mitad.) Él le contesto que evitaría el tema al estar “tan rodeado de prejuicios”, mientras animaba a Wallace a seguir con su línea teórica, añadiendo que “Yo voy mucho más allá que Usted”. En ella, Wallace adjuntaba un manuscrito para ser revisado en el que defendía la evolución por selección natural. A petición de su autor, Darwin envió el manuscrito a Lyell, mostrándole su sorpresa por la extraordinaria coincidencia de sus teorías, y sugiriendo la publicación del artículo de Wallace en cualquiera de las revistas que este prefiriese. Finalmente se decidió por una presentación conjunta en la Sociedad linneana de Londres el 1 de julio bajo el título Sobre la tendencia de las especies a crear variedades, así como sobre la perpetuación de las variedades y de las especies por medio de la selección natural compuesta por dos artículos independientes: el manuscrito de Wallace, y un extracto del no publicado Ensayo de Darwin, escrito en 1844. La presentación de la teoría de la selección natural ante la Sociedad linneana no recibió demasiada atención. Tras la publicación del artículo en agosto en el periódico de la sociedad, se reimprimió en varias revistas y recibió algunas reseñas y cartas, pero el presidente de la Sociedad linneana comentaba en mayo de 1858 que aquel año no estaba señalado por ningún descubrimiento revolucionario.

Lee el resto de esta entrada »

Charles Robert Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en Shrewsbury, Inglaterra. Comenzó sus estudios en la escuela local. En la escuela se estudiaba principalmente gramática latina y griega, pero lo que realmente interesaba a Charles era la química. Tanto, que junto con su hermano montaron un pequeño laboratorio en un cobertizo de la casa.

Darwin no demostraba interés en los estudios, asi que, en 1825, su padre lo retira de la escuela para que lo ayude como asistente en su consulta. Al final del verano, es enviado a estudiar Medicina a la Universidad de Edimburgo.

Muchas fueron las personas que conoció en sus años universitarios, que influyeron en su decisión final de dedicarse a la investigación de la naturaleza com John Edmonstone o Robert Grant.

Comienza a preparar un viaje a Tenerife y Palma de Mallorca con su amigo Marmaduke Ramsay y toma clases de geología con el profesor Adam Sedgwick como preparación para esta travesía. Pero su amigo muere poco antes de la fecha de partida. Este viaje se frustra, pero recibe una interesante invitación para viajar a bordo del H.M.S Beagle en su viaje exploratorio de dos años. Regresan el 2 de octubre de 1836, despúes de casi cinco años recorriendo las costas de Sudamérica, Polinesia, África y Australia.

En los años siguientes, Darwin se dedica a elaborar su teoría de la evolución de las especies. Pero sus investigaciones, que ya son conocidas en el ambiente científico de la época, le acarrean algunos problemas con colegas naturalistas: sus teorías no son aceptadas con facilidad. Esto le provoca algunos problemas de salud. Finalmente decide abandonar la idea de la publicación. Más tarde y animado por Wallace publica “El origen de las especies” en 1859. Este libro causa un gran revuelo entre sus colegas científicos fijistas.

Será muchos años después, en 1864, cuando recibe la Medalla Copley, el más alto honor que otorga la Royal Society. Para 1867 su teoría es ampliamente aceptada en toda Europa. Finalmente muere en 1882.

Por último os dejo un video sobre selección natural y selección provocada por el hombre (artificial).

Además incluye una explicación del creacionismo con un reloj, parecido a la explicación del otro día de Pepe.

A día de hoy me es honroso presentar en este blog a la Premio Nobel de Medicina de 1984, una mujer judía italiana, Rita Levi-Montalcini. Esta mujer cumple años este mes, 100 nada más y nada menos, una suerte que lleve 25 años disfrutando del Premio, ¿no? El título escogido hace honor a esta mujer, gran neuróloga judía, que ha vivido un siglo de lucha de clases (o de luchadores) como diría un compatriota suyo (Karl Marx por quien no entienda de esto, judío y de izquierdas, como esta mujer). Al poseer ascendencia judía debió marchar de su Italia antes de comenzar la II Guerra Mundial. Y es así como la veremos en EEUU trabajando más tarde, aunque después volvería a su tierra, donde hoy vive. Más información en “Wikipedia” y en “El País”.

Junto a Stanley Cohen, con quien compartió el Premio Nobel, descubrieron que las células sólo comienzan a reproducirse cuando reciben la orden de hacerlo, orden que es transmitida por los “factores de crecimiento” (conjunto de sustancias, la mayoría de naturaleza proteica que junto con las hormonas y los neurotransmisores desempeñan una importante función en la comunicación intercelular. La función principal de los factores de crecimiento es la del control externo del ciclo celular, mediante el abandono de la quiescencia celular (G0) y la entrada de la célula en fase G1- alucinad con la definición).

Esta es una de las luchadoras de la Ciencia de más honra del siglo pasado, muy válida para estudiar en el proyecto “Comenius” si no se ha hecho ya, chaitoo.

Etiquetas:

Categorías

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Visitantes

  • 1.369.968 hits

localizador de visitas

Cargando...