experimentemos

3. Objetivo del desarrollo sostenible: la salud.

Posted on: octubre 13, 2015


El desarrollo sostenible es aquel capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las generaciones futuras. Eso implica ser consciente de las repercusiones que nuestros actos pueden tener en un futuro. Solo hace falta imaginarse, por ejemplo, qué sucedería si utilizáramos todo el petróleo del mundo. Las consecuencias, como podemos imaginar, serían tan devastadoras que nos asumirían en una profunda crisis. Pero no solamente nos afectaría a nivel económico, político, social… sino que nos afectaría a nivel persona repercutiendo en nuestra salud.

Uno de los objetivos del desarrollo sostenible es conservar el medioambiente para que de tal manera nuestra salud no se vea perjudicada, analizando las repercusiones que puede tener hacer un uso excesivo de recursos en nuestra salud.

Entre el medioambiente, la sociedad y la economía se establecen numerosos vínculos directos, ya que la dimensión económica está relacionada con la medioambiental, la medioambiental con la social, y la social con la económica.

Esta preocupación surgió en Noruega. Tuvo lugar la explosión de Ekofisk, una plataforma petrolera, que hizo a los políticos y habitantes darse cuenta de las repercusiones que esa situación conllevaría, tanto a nivel político, como social y sobre todo medioambiental. Desde los años ochenta han tenido lugar numerosos cambios que han repercutido positivamente a favorecer que estas situaciones no ocurran, aunque a pesar de ello, es un hecho que desgraciadamente nunca llegará a su completo fin.

La Cumbre de la Tierra de 1992 y la Agenda 21 le dieron otro enfoque a la relación medioambiente-salud a largo plazo para las personas. A partir de ese momento, se percató la necesidad de cuidar la salud de las personas, dado que ello conllevaría también una mejora económica. Uno de los puntos claves que se trató en esa cumbre fue la necesidad de atención primaria a personas en zonas rurales, víctimas de enfermedades contagiosas, protección de grupos vulnerables…

Hay múltiples vías de establecer relaciones entre salud y desarrollo sostenible, pero se centran en básicamente dos de ellas: en el beneficio económico, social y medioambiental a largo plazo que puede obtenerse de las personas y en las repercusiones que el daño al medioambiente tiene sobre nuestra salud, poniendo especial énfasis en la salud de los niños.

Sin embargo, hacer las cosas no es tan fácil como decirlas. Actualmente existen unos cuarenta millones de personas infectadas por el virus del SIDA. Veintiocho millones (de los cuales mueren ocho) viven en el África subsahariana y además es frecuente que sufran tuberculosis y malaria, causando millones de muertes. Algo tan simple como beber agua se le es negado a niños menores de cinco años, causando mas de tres millones de muertes al año.

Como se puede observar a simple vista, los más afectados por este tipo de situaciones son los países en vías de desarrollo, ya que poseen menos posibilidades para adaptarse o mitigar los efectos medioambientales en su salud. Una vez más, la responsabilidad cae en manos de la economía e intereses de las políticas de dichos países. La radicación de estos problemas cae plenamente en sus manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

octubre 2015
L M X J V S D
« Sep   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Visitantes

  • 1,188,542 hits

localizador de visitas

Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: