experimentemos

OBJETIVO: FRENAR EL ALZHEIMER

Posted on: septiembre 23, 2013


Una historia cada vez más frecuente

 “Hola, soy Marta, tengo 57 años, vivo en Madrid y soy administrativa en una multinacional. Tengo dos hijos, Daniel y Marcos  de 30 y 27 años, la semana pasada me diagnosticaron  Alzheimer.

Me di cuenta de que algo sucedía hace unos meses. Mi trabajo consiste en organizar la agenda de mi jefe, y la miraba más de lo habitual, en dos casos se me olvidó confirmarle las reuniones de ese día, se me olvidaba pasarle las llamadas y  darle cualquier tipo de recado. Me estaba duchando y dudaba en si había hecho la cama o no. Era un sufrimiento diario, si había cerrado el coche, si había cerrado la puerta de casa, había dejado la televisión encendida… Un día haciendo cuentas en el trabajo se me olvidó por completo cómo conseguir el resultado que me pedían y me costaba organizar mis ideas. Empecé a dudar de todo y decidí ir al médico.

 Imagen 1: Enferma de Alzheimer

En cuanto me confirmaron mi enfermedad no sabía cómo reaccionar, no sabía en qué consistía, cómo me iba a afectar a corto plazo, a mis costumbres, a mi manera de vivir, como afectaría dentro de mi cuerpo o fuera, ¿era una enfermedad hereditaria? No lo sabía.

Diagnóstico de la enfermedad

 

La enfermedad de Marta ha aparecido de forma prematura, ya que el Alzheimer suele manifestarse en personas adultas a partir de los 60 años y la padecen en España entre 500.000 y 1,3 millones de personas. Estas cifras siguen desgraciadamente aumentando y da pie a innumerables investigaciones en todos los campos.

Imagen 2: Síntesis del Alzheimer

El daño en el cerebro de Marta se ha producido entre 10 y 20 años antes de que hayan aparecido los primeros problemas. Cuando el cerebro estaba sano sus neuronas se interconectaban entre sí constantemente y enviaban señales eléctricas a través de una especie de tentáculos denominados axones y dendritas. Cuando su cerebro empieza a enfermar, la posición lógica y ordenada de las células se altera y se producen placas seniles (amiloideas)  y ovillos neurofibrilares que interfieren en la actividad normal de las neuronas encargadas del pensamiento intelectual.

 Imagen 3 : Comparación de neuronas

Aún no se tienen medios para haber detectado Alzheimer en Marta unos años antes y haber podido anticiparse a los síntomas. Si su historial familiar, marcadores biológicos de personas con deterioro cognitivo, problemas de movimiento o sentido del olfato hubieran sido estudiados, podrían haber sido herramientas suficientes para empezar el tratamiento.

Los médicos diagnostican la enfermedad después de someter al paciente a una serie de preguntas sujetas a un protocolo y con sus respuestas, les permiten diferenciar si se trata de una simple demencia o realmente padece Alzheimer.

De cualquier forma, en Marta, la enfermedad se ha detectado en el estado más leve. La mayoría de las personas son diagnosticadas en esta etapa dónde empieza a ser evidente  el deterioro en situaciones muy cotidianas.

Actualmente, el Instituto de Salud Carlos III, el Hospital 12 de Octubre y la Fundación CIEN (Centro Nacional de Investigaciones Neurológicas) han descrito un método para el diagnóstico precoz de la enfermedad del Alzheimer (EA). Consiste en el análisis de muestras de sangre periférica  mediante espectroscopia infrarroja de transmisión. Este método también permite saber el grado de deterioro global cognitivo. Han conseguido que una simple muestra de sangre pueda dar gran cantidad de información cuando antes sólo era posible con la extracción de líquido cefalorraquídeo.

Posibilidades de frenar el deterioro neuronal progresivo

Una vez diagnosticada la EA el objetivo es,  primero, retrasar el deterioro de las conexiones neuronales.

Una investigación llevada a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) demuestra que los cambios en la estructura y  la conectividad de las neuronas son reversibles en un modelo de ratón de la enfermedad. El trabajo se publica en la revista Molecular Psychiatry donde se describe la aplicación de un protocolo que consiste en la combinación de ejercicio físico, estimulación cognitiva e interacción social. Los ratones transgénicos que encerraron en jaulas con norias y otros objetos y en grupos, recuperaron la estructura y conectividad de sus neuronas.

Hay que tener en cuenta que, aparte de que  la edad avanzada es un factor de riesgo, el genoma de cada individuo influye en la aparición de la enfermedad. Hay más de 600 genes que la determinan. En este sentido, se ha desarrollado el Proyecto Alzheimer 3π  por parte del Instituto Cajal y el Centro de Tecnología Biomédica  y se centra en los tres pilares en los que se sostiene la investigación:

–          Circuitos: gen, molécula, estructura, sinapsis, función.

–          Cognición : estudios por neuroimagen ,electroencefalografía y magnetoencefalografía (utilizando los avances en 3D)

–          Computación: banco de datos, análisis de los mismos, optimización, visualización y simulación.

El objetivo del proyecto consiste en la creación de mapas microscópicos del cerebro afectado por la EA que permitan analizar la enfermedad de forma global a partir de esta información multidisciplinar (aspectos clínicos, genéticos, moleculares, funcionales y patológicos).

Marta, tiene a su favor que el diagnóstico ha sido temprano y tiene tiempo para tomar decisiones sobre cómo organizar su vida para cuando no pueda hacerlo. Actualmente es una enfermedad incurable por eso, más que prolongar la vida , lo importante es mejorar las condiciones y dignidad de la persona . Hay  medicamentos que usará Marta en esta primera etapa y funcionarán regulando a los neurotransmisores (agentes químicos que transmiten información a las neuronas afectadas). La ayudarán a mantener claro su pensamiento y  la memoria: Donepezilo, Rivastigmina, Galantamina y Memantina.

 

Tratamientos e investigación

 

Las investigaciones actuales se centran en desacelerar, retrasar o prevenir la enfermedad. El año 2012, declarado como año mundial en la investigación del Alzheimer,  nos ofreció grandes avances en estos tres campos.

En el campo de la prevención, en la universidad de UCLA han descubierto el importante papel que juega el Omega 3 y la vitamina D para producir proteína LR11.

Esta proteína se encuentra en gran medida en el aceite de pescado y es capaz de destruir otra proteína que forma las placas tóxicas que dañan el cerebro. Los niveles de LR11 en pacientes con EA son muy bajos y aumentando el nivel con la ingesta de ácido graso esencial Omega 3 se protege al cerebro para evitar la producción de placas. Concluyen los investigadores que en estas enfermedades degenerativas, la infección se extiende de una célula cerebral a otra, pero en lugar de virus y bacterias, lo que se está extendiendo es una proteína distorsionada que se encuentra entre las neuronas llamada TAU.

La mayor esperanza con las que cuenta la ciencia en estos momentos es el descubrimiento de la Vacuna EB-101 con carácter preventivo y terapéutico. La han desarrollado un grupo de investigadores españoles en el Centro de Investigación Biomédica EuroEspes liderado por el doctor Cacabelos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

septiembre 2013
L M X J V S D
« Jun   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Visitantes

  • 1,220,693 hits

localizador de visitas

Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: