experimentemos

Animales que hacen la fotosintesis

Posted on: junio 18, 2010


Desde la escuela nos han explicado que los animales no hacen la fotosíntesis pero… ¿es verdad?

En principio es cierto en un sentido evolutivo: el linaje que dio lugar a los animales no cuenta con las moléculas necesarias para hacer la fotosíntesis (cloroplastos y clorofila). Pero hay animales que, mediante la simbiosis con cianobacterias, han adquirido la capacidad de obtener materia orgánica  a partir de CO2 y la energía de la luz.

En realidad los auténticos inventores de la fotosíntesis fueron las cianobacterias. De hecho, los cloroplastos que hay en el interior de las células de las plantas antiguamente eran cianobacterias que campaban libres por el medio y hacían la fotosíntesis para alimentarse. En algún momento, una célula mayor no fotosintética los incorporó a su interior y estableció una simbiosis permanente que originó un nuevo tipo de célula. De aquí surgieron más tarde las plantas.

Las células de los animales provienen de un linaje que nunca incorporó cloroplastos y, por lo tanto, no adquirió esa capacidad de hacer fotosíntesis. Entonces ¿de dónde salen los animales fotosintéticos?

Bastante más reciente que las plantas, muchos animales han adquirido la capacidad de hacer la fotosíntesis mediante una simbiosis con algas unicelulares o con cianobacterias. Suele darse en los poríferos (esponjas), los cnidarios (corales, anémonas…) y algún molusco bivalvo como la almeja gigante que incorpora en sus tejidos algas unicelulares y obtienen de ellas una fuete adicional de alimento. Pero el caso más sorprendente es el de una babosa marina que es capaz de producir clorofila.

Su nombre científico es Elysia clorótica y es un gasterópodo marino que anteriormente era conocido por robar los cloroplastos de las algas que come e incorporarlos a su organismo para hacer la fotosíntesis. Un ejemplar joven puede comer algas por primera vez, extraer sus cloroplastos, integrarlos a su organismo y vivir el resto de su vida (unos 9 meses) sin comer nada; solo tomando el sol. Pero lo más desconcertante es que los cloroplastos de las algas que come la babosa no son capaces de regenerar la clorofila por si solos. Parece que algún antepasado de esta babosa adquirió los genes que permitía al alga producir clorofila, es decir, la babosa incorporó a su genoma nuevos genes procedentes de otro organismo, y eso le proporcionó la capacidad de mantener activos los cloroplastos que adquiría en su primera comida.

Aquí os dejo un enlace para que ampliéis vuestra información

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

junio 2010
L M X J V S D
« May   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Visitantes

  • 1,211,631 hits

localizador de visitas

Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: