experimentemos

Las bacterias hacen un gran cambio evolutivo en el laboratorio

Posted on: marzo 10, 2010


Una gran innovación evolutiva se ha desplegado justo frente a los ojos de los investigadores. Esta es la primera vez que se capta a la evolución en el acto de hacer tales rasgos nuevos extraños y complejos.
Y debido a que las especies en cuestión son bacterias, los científicos ha sido capaces de repetir la historia para demostrar esta novedad evolutiva surgida de la acumulación de eventos casuales impredecibles.
Hace veinte años, el biólogo evolutivo Richard Lenski de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, Estados Unidos, tomó una única bacteria de Escherichia coli y usó sus descendientes para encontrar 12 poblaciones de laboratorio.
Las 12 han estado creciendo desde entonces, acumulando gradualmente mutaciones y evolucionando durante más de 44 000 generaciones, mientras Lenski observaba lo que sucedía.

Cambios profundos
En su mayoría, los patrones que vio Lenski eran similares en cada población separada. Todos los 12 evolucionaron hacia células mayores, por ejemplo, así como unos índices de crecimiento más rápido en la glucosa que las alimentaba, y un menor pico en las densidades de población.
Pero el algún momento sobre la generación 31 500, sucedió algo drástico en una de las poblaciones – la bacteria adquirió súbitamente la capacidad de metabolizar citrato, un segundo nutriente en su medio de cultivo que E. Coli normalmente no puede usar.
Es más, la incapacidad de usar citrato es uno de los rasgos por los cuales los bacteriólogos distinguen E. Coli de otras especies. Los mutantes que usaban citrato se incrementaron en tamaño de población y diversidad.
“Es el cambio más profundo que hemos visto durante el experimento. Esto era algo claramente distinto para ellas, y está fuera de lo que normalmente se considera vinculado a E. Coli como especie, lo cual lo hace especialmente interesante”, dice Lenski.

¿Mutación extraña?
Para este momento, calculó Lenski, suficientes células bacterianas había vivido y muerto de tal forma que todas las mutaciones simples debían haber ocurrido ya varias veces en el tiempo.
Eso significa que el rasgo “citrato-plus” debía tener algo especial – ya fuese una mutación simple de un tipo improbable, un inversión rara de un cromosoma, por ejemplo, o algo como lograr la capacidad de usar citrato requerida por la acumulación de varias mutaciones consecutivas.
Para descubrir cuál, Lenski se dirigió a su congelador, donde había guardado muestras de cada población a lo largo de 500 generaciones. Esto le permitió repetir la historia desde cualquier punto que eligiese, reviviendo las bacterias y permitiendo que la evolución se “repitiese” de nuevo.
¿Podría evolucionar la misma población hacia Cit+ de nuevo?, se preguntó, ¿o tendría cualquiera de los 12 grupos la mismas posibilidad de lograr el premio?

He encontrado esta noticia en un blog de noticias cientificas. Os dejo aquí la dirección.

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Visitantes

  • 1,188,542 hits

localizador de visitas

Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: