experimentemos

Trasplante de cerebro

Posted on: marzo 12, 2011


Para llegar a ser inmortales y no volver a pensar nunca más en lo que supone disponer de un tiempo finito en este mundo, los más osados pretenden disponer de colecciones completas de cuerpos clonados de sí mismos, a los que se trasplantaría su cerebro cuando el cuerpo “en uso” fuera cayendo en la decrepitud. Otros ni siquiera desean un cuerpo como el suyo, pretenden trasplantar su cerebro al de otra persona. La mente, la memoria, las sensaciones y los sentimientos, incluso el alma, son considerados por estas personas un mero programa informático colocado en el interior de un maravilloso ordenador, el cerebro humano. Razonan así que, para alcanzar la inmortalidad, nada mejor que trasplantar ese cerebro en diversos cuerpos de forma sucesiva.

Esto suena horrible para muchas personas, que no dudan en traer al presente los recuerdos de novelas como Frankenstein o las numerosas películas que han tratado el tema, desde las que especulan con lo que sucedería al trasplantar cerebros normales a cuerpos de homicidas hasta las que idean cuerpos con múltiples cabezas. Trasplantar un cerebro, mejor sería decir una cabeza completa, significaría tomar posesión de un cuerpo nuevo, poder manejarlo al antojo desde el viejo cerebro y desecharlo cuando comenzara a funcionar mal, momento en el que ya habría preparado otro de repuesto. Aunque algunas personas sigan pensando que los sentimientos residen en el corazón, la ciencia demostró hace mucho que el cerebro es la residencia de todas las capacidades cognitivas, de la conciencia y del ser. Claro que la cosa no es tan fácil como cambiarle las pilas a una linterna. El cerebro humano gobierna el resto del cuerpo a través de una red intrincada de millones de conexiones neuronales que habitan en la médula espinal. ¿Quién es el genio que será capaz de separar esas conexiones del cuerpo original para reconectarlas en otro nuevo? Es por esto que las lesiones medulares son todavía uno de los mayores retos de la medicina, nadie sabe cómo reparar esos daños de forma adecuada. Encontrar la solución serviría para desterrar la mayoría de los procesos de invalidez, como las tetraplegias.

¿Qué le ocurre a un prestigioso neurocirujano cuando intenta llevar a cabo uno de sus mayores sueños? Termina estigmatizado, comparado con el doctor Frankenstein. Esto es así porque alguien ya intentó realizar trasplantes de cabeza, no con humanos claro está, sino con monos rhesus, allá en la década de los sesenta del pasado siglo. A la gente y a sus colegas no les gustó la cosa, una idea tan sencilla como es la de intercambiar la cabeza de dos monos. El protagonista del experimento era el Doctor Robert J. White. En el MetroHealth Medical Center de la norteamericana ciudad de Cleveland, White realizó a cabo el primer trasplante de cabeza conocido.

Esto sucedió en marzo de 1970, tras muchos años de experimentación, cuando el osado científico procedió a separar en el quirófano la cabeza de un desdichado mono de su cuerpo. Unió luego la cabeza al cuerpo de otro mono inconsciente a través del hombro y el equipo quirúrgico esperó a que despertara. Al hacerlo, el simio se mantuvo consciente, era evidente que todas sus funciones craneales se mantenían intactas, podía ver, mover los ojos, la boca, seguramente todos sus sentidos funcionaban a la perfección, pero no poseía control del cuerpo al que estaba pegado, pues no fue posible ni siquiera conectar uno de los nervios a la médula espinal. El equipo de White estalló en aplausos aunque seguramente el mono no estaba tan contento. No se trató de un experimento realizado a escondidas, pese a la mala sensación que dejó en gran parte del público, los resultados se publicaron en las más prestigiosas revistas científicas. Aunque el Doctor White llegó a ser profesor de neurocirugía en centros de investigación de reconocido prestigio, la prensa marcó el resto de su carrera para siempre refiriéndose a él como el verdadero Frankenstein.

La afición de White por cercenar cerebros venía de muy lejos. Cuando realizó su doctorado en Harvard, dedicó su tesis a la polémica hemisferectomía, la eliminación por medios quirúrgicos de uno de los hemisferios cerebrales en pacientes vivos. Eso sí, todos sus sujetos de experimentación fueron animales, no hubo ningún humano que se prestara a tal cosa. El objetivo de aquellas experiencias era lograr un sistema quirúrgico capaz de terminar con ciertos tipos de tumores cerebrales y otras patologías como algunas epilepsias pertinaces. Las críticas y las malas caras de muchos no amilanaron al neurocirujano que, hace pocos años, retomó su idea inicial, esto es, dejar de utilizar monos y comenzar a experimentar con seres humanos. Para lograr este objetivo, White y su equipo perfeccionaron un sistema de circulación sanguínea artificial capaz de conectarse a las arterias y venas del cuello, para mantener así una cabeza viva, separada de su cuerpo original, en espera de ser unida a otro nuevo. Sin esta máquina sería imposible realizar un trasplante de cabeza, el cerebro no sobrevive a varios minutos sin oxígeno, deteriorándose irreversiblemente en muy poco tiempo. La tecnología existe, según White, sólo falta perfeccionar el sistema de conexión de nervios a la médula espinal, cosa harto compleja y alguien que se preste voluntario, algo que también será muy difícil, al menos de momento no se conoce ninguna persona que haya llamado a este equipo de pioneros médicos para ofrecer su cabeza. Por otra parte están los reparos morales, ya expuestos por muchos grupos de bioética contra este tipo de operaciones. Pero, mientras tanto, White espera que el rechazo general al trasplante de cabeza disminuya poco a poco, al irse aceptando el resto de trasplantes, incluidos los anteriormente polémicos de mano o brazo, que se realizan ahora con menor grado de inquietud y mayor éxito médico.

En la propia profesión médica es muy criticado por sus ideas, sin embargo, él se defiende aludiendo, no a los que desean la inmortalidad, sino a los miles de personas que no sienten nada ni tienen ningún control de cuello para abajo, cuyo cuerpo se deteriora rápidamente sin poder evitarse. Ese es su objetivo, a lo que responden los críticos que será más sencillo reparar la médula dañada de esos pacientes que la hipotética salvación de cambiarse de cuerpo. Curiosamente, como católico convencido, White no encuentra rechazo entre los representantes de la Iglesia, incluso algunos de ellos le apoyan. Los más rebuscados le critican pensando en el manido día de la resurrección. ¿Volverá la cabeza a su cuerpo original o se quedará con el recién adquirido? White sonríe ante cuestiones tan infantiles, como cuando se le pregunta si es posible incorporar un cuerpo femenino a una cabeza masculina o de diferente raza, o una cabeza de anciano a un cuerpo joven. Infinitas son las combinaciones, pero de momento, por mucho que pague el más rico del mundo o por mucho que se empeñe White, la operación es irrealizable, a menos que se desee una cabeza pensante unida a un cuerpo sin control. Reparar las conexiones nerviosas será el quid de la cuestión, si alguna vez se logra, el trasplante de cabeza podría ser una realidad, a pesar de lo que opine la bioética. Por desgracia, cuando se descubre que algo es posible, termina por ponerse en práctica, sea para bien o para mal.

About these ads

1 Response to "Trasplante de cerebro"

muy interesante tu post!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

marzo 2011
L M X J V S D
« feb   abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Visitantes

  • 685,081 hits

localizador de visitas

Cargando...
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores

%d personas les gusta esto: